COMUNICADO

La Asociación Espacio Sociocultural La Salamandra confía en poder continuar sus actividades tras el cambio en el Ayuntamiento.

Diferentes colectivos y vecinas y vecinos de Moratalaz llevan más de 3 años realizando actividades y compartiendo espacio con los dispositivos municipales en un antiguo colegio.
Hace más de 3 años que diversos colectivos de Moratalaz solicitaron a la Junta de Distrito de Moratalaz reabrir el antiguo colegio público Antonio Gil Alberdi para ponerlo a disposición de los vecinos y vecinas. Desde entonces, el colegio, situado en la calle Encomienda de Palacios 52, se ha reconvertido en un centro vecinal cogestionado, donde se desarrollan multitud de actividades y talleres, se practica deporte, se hacen charlas y conciertos; y se desarrollan iniciativas sociales.

Cuando La Salamandra entró en el Gil Alberdi por primera vez las aulas acumulaban polvo, el porche almacenaba basuras y restos de mobiliario escolar deteriorado y en el patio solo había malas hierbas. El Gil Alberdi era un colegio muerto y sin ningún uso, en un barrio con muy poca oferta de ocio, y con ninguna oferta de ocio asociativo, a pesar de que en Moratalaz existen muchos colectivos, y una potente asociación de vecinos.

Corría octubre de 2015 cuando un grupo de vecinas, vecinos y media docena de colectivos se unieron para formar el Espacio Sociocultural La Salamandra, una iniciativa cuya función es promover, facilitar y coordinar las actividades que los vecinos y vecinas quieran realizar en el colegio, visibilizar las actividades, hacer mantenimiento del espacio, y crear una oferta de ocio, cultura, deporte en el barrio y para el barrio. La Salamandra se gestiona de manera horizontal a través de su Asamblea, y su programación y sus estatutos pueden consultarse en su página web: www.lasalamandra.info

En La Salamandra realizan sus reuniones y actividades varios colectivos y asociaciones que no tenían otro espacio en el distrito.
Además, numerosos vecinos y vecinas, a título individual, dedican su tiempo y ofrecen sus conocimientos y habilidades de manera altruista para hacer posible una amplia oferta formativa, cultural y lúdica.

Las actividades que se dan semanalmente son todas abiertas y gratuitas, siendo de lo más variopintas: taichí, masajes, juegos de rol, sevillanas, guitarra, huerta ecológica, pintura, taller literario, capoeira, hip hop, biblioteca y sala de estudio, grupo scout, radio, batukada, por nombrar algunas sumando miles de horas de charlas, talleres, deporte y cultura. La Salamandra también cuenta con un banco de alimentos, una ludoteca y una tienda gratis, de las que se benefician varias decenas de familias.

La Salamandra realiza otras muchas actividades de manera puntual, como la campaña de recogida y reparto de juguetes que se hace para el día de Reyes, talleres de reparación de bicicletas, charlas sobre temas específicos (diversidad y género, taller de jabones, construcción de cajas nido, pobreza energética, ocio juvenil o presentaciones de libros, por ejemplo), fiestas con música en directo, cine de verano o comidas populares, muchas veces en apoyo a causas sociales o benéficas.

Además, La Salamandra participa cada año en el recinto infantil de las fiestas de Distrito con una caseta en la que desarrolla actividades para los más pequeños.

Todo ello ha contribuido a generar una oferta cultural inédita hasta entonces en el barrio, y gratuita, atrayendo a este rincón de Moratalaz charlas y debates, grupos de teatro, actuaciones de circo o grupos de música de primer nivel, que han tocado de manera altruista en La Salamandra. Y esto sin contar con subvenciones, ni cobrar entrada, todo un milagro que se debe a la generosidad de la gente que apoya el proyecto, y al equipo de La Salamandra, que son ya como una gran familia.

Por si no fuera bastante, la recuperación de este espacio público ha permitido que desde hace 1 año se trasladen al colegio varios servicios sociales que presta el distrito: un centro de día para menores en riesgo de exclusión gestionado por Cruz Roja, dos aulas de integración que gestionan la Asociación Apoyo y Plena Inclusión y que, también se hayan realizado cursos de formación para parados y paradas gestionados por la propia Junta del distrito. Esto no solo ha mejorado las condiciones en las que se realizan estas prestaciones, si no que contribuye a la socialización e integración de todas las personas que en ellos participan.

Anteriormente estuvo Moratalaz Experimenta y hoy están la sede de Madrid Maker y una de las oficinas del Ayuntamiento de Madrid para promover el consumo sostenible (PICS).

La Salamandra, que se constituyó como asociación en 2018, se ha convertido así en un centro vecinal cogestionado donde el Ayuntamiento pone el continente y La Salamandra los contenidos, que son siempre abiertos y gratuitos, en un modelo de gestión único en todo Madrid y que lleva funcionando durante más de 3 años sin ningún problema.

La Salamandra es un claro ejemplo de sinergia, donde el conjunto ha superado con creces a la suma de las partes. Esta unión de colectivos, de actividades y servicios ha creado un espacio vecinal de encuentro y convivencia, lleno de actividades y de solidaridad, de alegría y de buen rollo que merece la pena apoyar, cuidar y mantener.

Alguna de las recientes actuaciones del nuevo consistorio contra proyectos vecinales surgidos en la anterior legislatura (La Gasolinera, por ejemplo) y el no haber encontrado respuesta a las peticiones de reunión con la actual Junta de Distrito, han sembrado el temor entre los más de 200 socios y socias de la asociación, que están preocupados por el futuro del Espacio que han impulsado con tanto esfuerzo y dedicación, y en el que ya están trabajando en la programación del próximo curso.

En La Salamandra el vecindario de Moratalaz no solo ha encontrado una alternativa de ocio o servicios gratuitos, también ha encontrado un espacio de socialización intergeneracional, precisamente en uno de sus barrios del distrito con menores dotaciones. De ahí que destaque la apertura del patio del colegio, con el resultado de su uso con mayor intensidad por la población más desfavorecida.

“Creemos que la
Junta Municipal de Moratalaz
va a estar a favor de la continuidad de las actividades ya que ofrecemos actividades y servicios, sin coste alguno, que no existirían sin nosotras. La Salamandra se ha vuelto imprescindible para mucha gente del barrio y cuenta con el apoyo de cientos de personas y de todo el tejido asociativo del barrio, como ha quedado demostrado en la recogida de firmas y cartas de apoyo de los colectivos y asociaciones de Moratalaz» comentan esperanzadas varias personas que participan en este espacio.

#DefendemosLaSalamandra
#SomosLoQueHacemos
La Asociación Espacio Sociocultural La Salamandra confía en poder continuar sus actividades tras el cambio en el Ayuntamiento.

https://www.facebook.com/essalamandra

Deja un comentario